martes, 8 de diciembre de 2009

La Inmaculada Concepción

La Inmaculada Concepción de María es el dogma de fe que declara que por una gracia singular de Dios, María fue preservada de todo pecado, desde su concepción.

El dogma fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus.

"...declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles..."

5 comentarios:

GAZTELU dijo...

Yo desde luego siempre estoy dandole trabajo,nada raro en mi porque soy muy pedigueña.
Hoy es un gran de fiesta,pidamosle a la virgen por todas nuestras intenciones.
GRACIAS

Pseudonima anónima dijo...

Que me viene a la cabeza al empezar el día?
La oracion de la Virgen: no entendería, se fiaba, estaba, menudo lío, gracias.(magnificat version sigloXXI)
Mi oración de hoy: Gracias por no dejarme nunca. Me puedo quedar a Tu lado y copiarme de Ti?....Gratitud, fiarse, estar.

Hoy es un día precioso... Que lo disfruteis!

Anónimo dijo...

Es verdad, hoy es un día precioso. Yo me he levantado y le he dado un beso y le he dicho: Muchas felicidades y muchas gracias! Su devoción nos enseña a "ser verdaderos hijos", nada puede destruir nuestra esperanza. G. AC

Anónimo dijo...

Por cierto pseudo, acabo de ponerme al día y veo que te has dedicado a jugar al "pilla-pilla"... será posible... cómo y cuándo nos has fichado...Te diré que me parece acertado que te mantengas fiel a tu pseudoanoni..., al fin y al cabo aquí salvo los capellanes, nadie pone su nombre y apellidos. Y añado, lo importante es ayudar. G. AC

Maria dijo...

¡Feliz y santo día!
Gracias por el video, muy bonito.
Ella es nuestra Madre y siempre nos ayuda, por eso es nuestra esperanza. Llamados, como Ella a ser santos e inmaculados en la presencia del Señor, por el amor. Misión fabulosa estemos donde estemos.