jueves, 10 de diciembre de 2009

Mortificación

Una palabra políticamente poco correcta en los tiempos que corren. No nos privamos de casi nada, y si lo hacemos tenemos sentimientos de frustración.
No se trata de grandes sacrificios, que no haremos nunca, si no somos capaces de lo pequeño: comer un poco más de lo que menos nos gusta, retrasar un vaso de agua cuando tenemos sed, terminar bien un trabajo, elegir lo que menos nos gusta...
Y ofrecer a Dios, por los demás, ese pequeño sacrificio.
Sirve para todo: repara nuestros pecados, avala la oración, nos fortalece, nos une a Jesús en la Cruz...

5 comentarios:

GAZTELU dijo...

Si realmente supiesemos lo que le agrada al Señor esos pequeños sacrificios hechos con amor,los practicariamos mas a menudo.
Personalmente para mi la mortificacion y el sacrificio por los demas me une mas a Cristo y tambien me ayuda a ser dueña de mi misma, a practicar el autodominio en todos los aspectos de mi vida,cuestion muy importante en los tiempos que vivimos y con las fechas tan cercanas que tenemos encima.
No olvidemos que hay gente muy cercana a nosotros que lo está pasando mucha necesidad.
GRACIAS

Pseudonima anónima dijo...

Durante muchos años me levantaba inmediatamente cuando sonaba el despertador, como una bala.
Durante muchos años y por rebote programaba el despertador a una hora y 30 segundos después repetía ( lo llame los" 30 segundos de terquedad", si, si una idiotez como otra cualquiera)
Desde que empezó este Adviento despedi de mi vida los 30 segundos de idiotez, no se si es poco o mucho, pero a veces un gesto de renunciar a 15 años de ser cabezona es mucho y me imagino que Dios sonríe.
Que paséis un día estupendo! Y de nuevo felicidades a los Capellanes....31.000!!!!!

Anónimo dijo...

El cuidado de los detalles, de las cosas pequeñas es lo verdaderamente importante para crecer en el amor a Dios. Gracias por "recordarlo". AC

GAZTELU dijo...

Pseudonima,a mi tu actitud me parece heroica,despues de 15 años desechar un defecto es para que en el cielo lo esten festejando con champan y no dudo que lo esten haciendo.
GRACIAS por tu testimonio,luego dicen que la gente no cambia....

Jaime Sanz y Francisco Olalla dijo...

Gracias por la felicitación, que hacemos extensiva a todos los lectores y "comentaristas", que otra vez vuelven a sorprendernos, por la altura y profundidad de los comentarios.