sábado, 20 de marzo de 2010

Trabajar bien

Las cosas perfectas no existen. Solo Dios es Perfecto.
El trabajo es colaborar con el poder creador de Dios. Además es una realidad que bien hecha y ofrecida a Dios nos santifica.
Cuanto más perfecto sea el trabajo, más nos acercará a Dios.
¡A trabajar bien!

4 comentarios:

Pseudonima anónima dijo...

Esta dimensión del trabajo da mucha alegría a mi vida. Antes ya me encantaba, ahora más!
Llenar nuestro trabajo de presencia de Dios, de servicio, de preparación, querer y preocuparnos por los que nos rodean y practicar un montón de virtudes. Y cuando se pierde el norte... empezar de nuevo!
El anuncio es perfecto! Sin ninguna parafernalia de escenario, solo encajan todas las piezas y un monton de luz que invade todo. Tomo nota. Gracias!

adela dijo...

Yo no me disgusto si el "trabajo" no sale perfecto, lo que me importa es la "calidad".

Ayer dijo mi párroco que Dios amó a S. José hasta el punto de encomendarle la custodia de los que más quería, Su Hijo Jesús. Él tiene la custodia de nuestros padres y sacerdotes, nuestros mejores maestros.

GRACIAS

Nuria dijo...

Dios nos ha encomendado la misión de cuidar su creación y qué menos que hacerlo con todo el cariño que podamos. Amor con amor se paga..

“Si los hijos cumplieran todas las esperanzas que ponen en ellos quienes le dieron la vida, sólo existirían dioses en la tierra. Pienso que un mundo de dioses, diosecillos y héroes sería, literalmente, insoportable. Quizás es mejor estar rodeados de seres imperfectos, diversos y a veces espléndidos humanos”. Nestor Luján.

Es una frase que descubrí a raíz de un trabajo para el cole y pienso que hay que tenerla muy al alcance, porque a veces esperamos mucho (demasiado) de los demás y va a ser que la perfección no existe. "Sólo Dios es Perfecto". Tal cual.

Gracias!!!

Jaime Sanz y Francisco Olalla dijo...

Muy buena cita, Nuria! Muchas gracias!