domingo, 16 de enero de 2011

Valorar el trabajo de los demás

Quizá estemos hartos de ver este anuncio, pero no hemos calado en el mensaje que transmite. El trabajo de los demás, cuando es un servicio desinteresado y generoso, se valora mucho más. Pienso en las profesoras, en las madres y padres, en los demás sacerdotes, en los empleados de las gasolineras, en el que baja la basura y la recoge, en la persona que ayuda en casa, en el que nos venden el pan o el periódico, etc, etc.
Dales siempre las gracias sinceras, y aprende a trabajar como ellos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy en día dónde la ramplonería y la vulgaridad está de moda, qué gusto da encontrar a esas personas cuya sensibilidad con un gesto o detalle sencillo, te ayudan a sentirte feliz. AC

Antuán dijo...

Pienso sobre todo en todos estos que decimos estan quitandonos el trabajo porque vienen en busca de un nivel de vida mejor y una educación para sus hijos, una oportunidad, estudios. conozco a colombianos, bulgaros, marroquies: Adbenasán ya iba hace tiempo a correr le preguntaba cuando coincidiamos en algún trayecto: ¿que piensas presentarte a los proximos juegos olimpicos? Trabajan, claro que si si no fuera por estas mujeres de Ecuador quien cuidaría de nuestras viejitas o la rumana que ayuda a Virginia que con su marido le ayuda a levantar y llevarla al salón donde se ha pasado ya 6 años. Un senegalés me dijo en el tren que trabajaba cuando podía, vivía en piso con otros pero sin papeles con miedo de salir a la calle y se los pidiera la policia y se iban unos dias a la trena. Derechos, repatriación? ¿somos muchos? Que es lo que no hay para todos? Vi un video en una pag. q. no recuerdo de un chino. era un corto que ganó el primer premio pero cierto como recoge la comida del restaurante y la lleva a su barrio, a su casa. Otros la llevan a las hermanitas de los pobres ¿generosidad? Algo es algo. Mi hermana cuida de mi madre a ella "nada particular..." esta se la dedico. con la ayuda de mis hermanos. yo ire el 20. Adiosle

Pseudonima anonima dijo...

Yo creo que debemos dar gracias muchas veces al día y también ser más naturales. No estamos muy acostumbrados a resaltar las cualidades y el trabajo de los demás por miedo a caer en alabanzas o adulación.

Me encantan las personas que tienen iniciativa y cuando lo veo en el trabajo ,directamente se lo digo a la persona en cuestión: Sabes? Me encanta que hayas sido tan generos@, has tenido una idea genial,me has dado una lección de... , etc...
La gente se suele quedar sorprendida pero creo que hace que el ambiente sea más humano y todos seamos más reflexivos y dispuestos a dar lo mejor!!

GAZTELU dijo...

Pensar en todo lo que hacen los demás por mí todos los días debería ser un punto de nuestro examen diario.

Luego deberíamos pensar como ha sido nuestro trato con ellos, como ha sido nuestra generosidad para con ellos y yo añadiría si hemos REAZADO por ellos.

GRACIAS por su reflexión

Jaime Sanz y Francisco Olalla dijo...

Las historias de ANtuan, increíbles: ¡gracias!